jueves, 22 de octubre de 2009

Mondo

Se rapó el pelo con la misma determinación que un novicio. Cabeza monda sobre los hombros: sí, por ahí se empezaba. Lo que ahora debía seguir era un mondo espíritu.

1 comentario:

Máster en Nubes dijo...

Te das un aire ahora a actor de cine independiente, pasaste del neorealismo italiano al indi yanqui que triunfa en Sundance con un presupuesto corto. Te repito el abrazo de ayer, y te recuerdo lo del caldo gallego, que no se te olvide.