domingo, 1 de noviembre de 2009

Magma

Lo que no llega a ser pensamiento ni imagen, lo que, por no llegar, ni llega siquiera a ser subpensamiento ni subimagen, esos flecos o menos que flecos deshilachados o más que deshilachados, ese magma que es siempre el fondo de nuestra mente, ni benéfico ni escalofriante, sino neutral, ¿qué es, qué vale en nuestra vida, a dónde va, de dónde viene, en qué medida empuja o detiene nuestros proyectos, sueños, decisiones? ¿Cómo se funda, cómo se funde, cómo se confunde?

2 comentarios:

Jesús Beades dijo...

A veces, por una suerte de alguimia imprevisible, se convierten en poema. A veces, muchas veces, más de cuatro veces, son sólo ansiedad.

Suso Ares Fondevila dijo...

¿Ansiedad o mero ser mental en su gradao más ínfimo, más residual?