miércoles, 19 de enero de 2011

Rohmería

Irse de rohmería es irte con tu pareja, o con tu amigo o amiga, y pasarse el rato hablando de eso, de las parejas y su variado mundo sentimental, pero no en seco, sino sobre el húmedo sentir de las peripecias propias. El amor buscado, el amor encontrado, el no encontrado, el engañado, el juguetón, el amor fiel y el infiel, el constante y el inconstante, el adolescente, el juvenil, el adulto, el amor seguro y el inseguro, el que sabe lo que quiere y el que no sabe lo que quiere. Toda una educación sentimental donde el libro son las tramas de jóvenes, adultos y adolescentes que se cruzan y descruzan en diálogos ágiles, vivos y primorosos, bajo la mirada del finísimo y estupendo Eric Rohmer, uno de los grandes del cine francés.

2 comentarios:

mjbo dijo...

Los temas de amor de Eric Rohmer nunca me han gustado. Creo que les va más a los hombres. Será porque les gusta más estar en el filo de la navaja.

Suso Ares Fondevila dijo...

Es curioso, porque yo creo que tienen mucho más relieve las mujeres que los hombres en sus películas. Hasta diría que llevan ellas la batuta.