domingo, 16 de enero de 2011

¿Por qué?

¿Por qué la vida es tan dura, por qué a mí?, te preguntan, y tú contestas que no lo sabes. En otro momento esas mismas preguntas te las hiciste tú a ti mismo, a otro, y no hubo tampoco respuesta. La encuentra cada uno, una luz que a veces será clarísima y otras difusa, algo que busca acomodo dentro de la propia historia personal. Las durezas de la vida suman sus hilos para tejer toda la trama, que uno espera que se muestre al fin como misterio pacificado.

3 comentarios:

ANA dijo...

Oooh Suso, que oportuno leerte y que dificil dejar de esforzarte por comprender.

Todo razonamiento esta limitado a una vision personal sometida a cambios y modificaciones. Supongo que hay una tendencia o necesidad de sentirnos seguros con explicaciones que le den sentido a la vida.

Gracias como siempre y un saludo, Ana

Misk dijo...

Cierto, hubo un tiempo que cuanto más me preguntaba, menos entendía, y en resumen más me perdía, opte por pasarlas a segundo plano y poco a poco olvidarlas...

Misk

Suso Ares Fondevila dijo...

Los problemas los causan las tribulaciones inexplicables, creo yo, y así hay que sufrirlas y aceptarlas, hasta que se coloquen solas en algún lugar de nuestra vida.
Gracias, Ana, Gracias, Misk.