sábado, 17 de enero de 2015

Qué más da

Es necesario tener muchos “qué más da” o “qué importa” no ya para sobrevivir sino simplemente para vivir. Yo muchos ya los tengo por instinto, antes de toda programación, y creo que cada vez acumulo más. Más que por desprecio u orgullo, quisiera tenerlos por santa indiferencia, teniendo puesto el corazón en lo que verdaderamente importa, y así que me brotasen de él, de su abundancia y no de su vacío. 

2 comentarios:

Inmaculada Moreno H. dijo...

Ah, que propósito más sabio.

Suso Ares Fondevila dijo...

Y liberador, muy liberador.
Un saludo, Inmaculada.