jueves, 9 de febrero de 2012

Más ciego que el ciego


A veces no me veo ni siquiera a la altura del “creo, Señor, pero aumenta mi fe”, sino más atrás: “no creo, Señor, engendra mi fe”.

4 comentarios:

cb dijo...

Sí. O no sé si creo ni qué cosa es creer, Señor, enséñame a creer.

Suso Ares Fondevila dijo...

Me quedo con tu versión. Es mucho más precisa, en todos los sentidos.
Gracias.

zeltia dijo...

frases coma esas puideron ser miñas hai moitísimos anos... pero dende entón, como pedir a alguén en que non das crido que che dea fe para crer?
mundos esquecedios xa para min.

Suso Ares Fondevila dijo...

Non podo responder á túa pregunta a nivel teórico, pero sei que, xa na traxectoria concreta dunha vida, ese paradoxo resolvese dun xeito misterioso.