martes, 7 de febrero de 2012

Hermano mío

Hermano mío, te me das siempre en tu rostro abierto, noticia buena que me consuela y no trae reparo. Por ti salgo yo de mi tristeza ensimismada más rápido y alegre que un delfín. Me malogro sin ti, contigo me hago.

2 comentarios:

Nuria P. Yáñez dijo...

gracias. me ayudas mucho.
tu labor es muy grande y me ayuda a sentirme más cerca de dios, gracias de verdad.

Suso Ares Fondevila dijo...

Muchas gracias a ti, Nuria, por tus agradecidas y reconfortantes palabras. Son oxígeno para seguir.