jueves, 2 de diciembre de 2010

Una fantasía

Una fantasía
Dos carnes que pretenden hacerse una, ¡qué fantasía! Sin embargo ahí están, hombres y mujeres entregándose al cuento de “Cómo abandonaron a su padre y a su madre y se hicieron una sola carne”.
Está
La que no está está. Tú la has entrañado.
Subjetivo
El amor no es que sea subjetivo, es que rabiosamente quiere serlo, y planta cara a quien le diga “no eres objetivo”. “Es que no amo a un objeto”.
A Enrique García-Máiquez, por su tiempo.

Léanlo. Es una maravilla.

2 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Qué preciosa (y ardua (y deliciosa) una vez en faena) fantasía. Qué genial reflexión, objetiva, digo, subjetivamente. Muchísimas gracias por la dedicatoria, por la recomendación, por el enlace y, sobre todo, por el diálogo con mi libro. Abrazo grande.

Suso Ares Fondevila dijo...

Abrazo "fantástico" para ti, Enrique.