miércoles, 8 de diciembre de 2010

María

Se oscurece Dios, se va al fondo de su abismo, desaparece. Se oscurece Jesús, se va al fondo de su abismo, desaparece… ¿María? Ella nunca se oscurece, no tiene abismo al que irse, nunca desaparece. En primera línea siempre, al alcance de sus hijos todos, es el refugio que nos queda cuando Dios y Jesús quieren que sea ella la que nos recoja, visible siempre en su inmediatez de madre.

2 comentarios:

cb dijo...

"No tiene abismo al que irse, nunca desaparece".
Claro, ahora entiendo mejor todo lo que significa ese 'Stabat' que suele acompañar a 'Mater'. Stabat Mater, no hace falta decir nada más, es lo propio suyo. Estar es lo que hacen.
Muy en la línea de Berceo y de Péguy. Muchas gracias, Suso.

Suso Ares Fondevila dijo...

El "Stabat", claro.
Gracias, Cristina.