jueves, 2 de septiembre de 2010

El cero de la vida

“Ligero de equipaje, como los hijos de la mar”, como los setenta y dos discípulos que no llevan "dinero ni alforjas, ni otro calzado que el puesto”. Poner las esperanzas en la Esperanza, entregarse a una confianza loca, desnudo. Quemar las naves y sobre una tabla, quedar entre cielo y mar. En el cero de la vida, encontrar de nuevo el camino que nos conduzca a casa.

2 comentarios:

CB dijo...

Sobre la tabla algunos hacen maravillas.
Gracias surfista, muchas gracias.

Suso Ares Fondevila dijo...

Ya quisiera yo ser surfista...