domingo, 13 de noviembre de 2011

Suelos patrios

Mi pertenencia a Galicia y a España no tiene a día de hoy registros sentimentales. Son identidades que han perdido en mí su refrendo emocional. No han pasado a ser entelequias pero su categoría de patrias parece que ha salido del terreno del corazón. Las reconoce mi razón y también mi voluntad, pero mi carne y mi sangre no sienten su reclamo. La familia y los amigos son los únicos que siento ahora como suelos patrios, y las personas, cada persona, que me llama con su rostro.

2 comentarios:

zeltia dijo...

La patria del hombre es su infancia, como dijo aquel poeta poco recomendable


-hoxe dei un paseo polo teu blog, ten o seu aquel, espero volver e fozar un pouco máis, saúdos-

Suso Ares Fondevila dijo...

Gracias polo teu paseo.
Saúdos.