sábado, 21 de agosto de 2010

Santos

Hombres enteros, sanadores, santos de alcance infinito. El sufrimiento lo bebieron entero y sacaron una dicha limpia. Curaron heridas, amortajaron a los muertos. El mal se encrespaba ante ellos y caía en pedazos. No eran rocas, el dolor los atravesaba pero no rendía su amor. Desde la humildad crecían como llama. A su lado el pecador se quemaba y volvía a ser bueno. Sus pies abrían caminos donde no los había y, levantándose, los hombres andaban de nuevo. Quien los conoció lo sabe: si morían, daban vida a raudales.

4 comentarios:

Aurora Pimentel dijo...

Caramba, Suso, impresiona. Un abrazo. Tener cerca a personas así, haberlas tenido, marca para siempre.

Suso Ares Fondevila dijo...

Nos quema para siempre.
Un abrazo, Máster.

José Antonio Fernández dijo...

Efectivamente, cuando mueren es cuando las personas buenas reciben la consideración de los demás. Siempre es así.
un saludo.

Suso Ares Fondevila dijo...

Gracias, José Antonio. Un saludo.