jueves, 21 de marzo de 2013

Los más viejos

En la escena de la mujer adúltera, los que querían lapidarla, tras oír de labios de Jesús “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, “se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos”. Siempre que leo u oigo este pasaje del evangelio queda resonando en mí este “empezando por los más viejos”. Hay que imaginarlos saliendo del grupo, con la cabeza inclinada, apoyados los más débiles en su bastón, hecha añicos su furia judicial, su “sabiduría”, si bien ésta misma es la que les ha permitido ver antes que los más jóvenes el pecado del que no están libres: ya no están en edad de no “saberlo” de inmediato cuando no es cualquier luz la que los envuelve. Los más jóvenes, que acaso contaban con sostenerse en ellos si Jesús lograba confundirlos, se quedan sin tal apoyo y no pueden sino seguirlos con su pecado al descubierto.

No hay comentarios: