martes, 18 de octubre de 2011

El cielo de Madrid


¿Hay un cielo de Madrid? Uno lo leyó muchas veces, descreído, pues no me parece que haya un cielo con una tonalidad azul exclusiva de un determinado sitio. Pero de haberlo, después de tantas estancias bajo su techo, creí apreciarlo por primera vez en mi última visita a la capital. Se lo comenté a Alfonso cuando estábamos en la plaza de España, y él, sin ninguna duda a este respecto, lo confirmó alzando los ojos al cielo. “Sí, por supuesto. Fíjate en su intensidad, en el maravilloso contraste con la blancura del Edifico España”. Era cierto, y cierta también la atmósfera purísima que nos inundaba.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Es mejor que no veas cómo está ahora, tras semanas sin lluvia.

Suso Ares Fondevila dijo...

Mi comentario se refiere al pasado viernes, día 14, o sea que lo vi tal como tú me dices que está ahora, ¿no?

Fernando dijo...

Debiste mirarlo con mucho amor, Suso: hoy está tan gris que parece el de Bruselas.

cb dijo...

Y sin embargo, hasta gris, esta misma mañana, con las nubes enganchadas en las agujas de los Jerónimos y el sol detrás empezando a subir, se abría un desgarro de azul, dorado y rojo de quedarse embobao. También es verdad que las torres de los Jerónimos, quizá por el Retiro detrás, tienen siempre un cielo de enchufe.

Suso Ares Fondevila dijo...

Aclaro, Fernando, que quería decir que "no" lo vi tal como tú me dices que está ahora, porque estaba azul azul. Me enrevesé y no puse el "no".