domingo, 31 de octubre de 2010

En el fondo...

Muchas veces nos hemos escuchado decir, o lo hemos escuchado a otros, con respecto a los no creyentes, que “en el fondo creen”. En Mira por dónde, la Autobiografía razonada de Savater, el filósofo donostiarra dice que “no sólo no soy ‘creyente’ en el sentido religioso del término sino que tampoco creo que los creyentes crean”. A unos (yo, en algún tiempo) se nos da por afirmar que no creemos que el no creyente no crea. Ahora resulta que tampoco falta quien afirme lo contrario, que “no creo que los creyentes crean”. Qué lío. A partir de aquí uno puede optar por el sainete o por la reflexión. Confieso que me tienta la primera opción, y la seguiría si tuviera ingenio humorístico, con un tono surrealista, a los hermanos Marx, o mejor, a lo Tip. O hilvanaría un tirabuzón chestertoniano, si estuviera en mi mano hacerlo.
Para Savater es del todo punto evidente, meridiano, incontestable, la inexistencia de un Dios personal, y lo es con un grado tal de intensidad y convicción que no puede decir sino lo que dice. Para algunos creyentes lo mismo pero al revés. Les es de tal punto incontestable y vital la existencia de Dios que les resulta inimaginable que no crea el que dice no creer. Cada uno transfiere al fondo del otro el peso de la propia evidencia, y desde esa evidencia así transferida juzga que el otro tiene que creer lo que uno cree, por más que sus palabras digan lo contrario. Uno de los busilis de la cuestión es el “en el fondo”. “Usted, en el fondo…”. Yo opino que estos fondos de unos y otros hay que dejarlos aparte y tranquilos. Si una persona me dice seria y honestamente que no cree pues yo lo creo, y no se me ocurre enmendarle la plana apelando a “su fondo”. Espero que él haga lo mismo conmigo. Es justo aquí, una vez “liquidados los fondos”, donde tendría que comenzar el diálogo entre el creyente y el no creyente, dando cada uno razones de su fe y de su increencia. Hay que cejar en el empeño de interpretar al otro saltando por encima de lo que él nos dice de sí mismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La fe habrá de ser como la de los niños, o la de los inocentes (síndrome de Down). No razonan como un adulto, no hacen silogismos, ni entienden de causas eficientes o finales. Pero creen. A la manera de cada uno, todos los seres de la creación cantan la gloria del creador, y todos creen, porque son sus criaturas (San Francisco de Asís tenía razón). Hacer residir la fe en un asentimiento intelectual, como si el creyente estuviese obligado a razonar como un profesor de Lógica de un college de Oxford, es un tremendo error de perspectiva.

Suso Ares Fondevila dijo...

Yo creo que la respuesta de la fe, tanto la del más sencillo como la del más intelectual de los hombres, es algo en la que participa el hombre todo, el hombre carne, el hombre corazón, el hombre mente. Y hay, sí, también en el más sencillo, un asentimiento intelectual, aunque sea infinitesimal.

Seneka dijo...

Creo que el problema no está en los fondos, sino en los pre-juicios. Y con los prejuicios por delante, no hay diálogo que valga.

Dicho sea de paso, los cristianos se lo ponemos muy chungo a los no creyentes para acabar con esos prejuicios.