sábado, 2 de octubre de 2010

El nudista bueno

Volverán las prendas de invierno, tan pesadas, y diremos adiós a las del verano, tan flotantes. Pena me da. Acaso los nudistas quieren flotar todavía más y por eso se quitan toda vestidura. De alguna manera se conectan con nuestros padres edénicos, que paseaban desnudos por el jardín. El moralista, ese pesado, no tardará ni un segundo en avisarnos de las indecencias del naturismo. Aunque las tenga, ¿no será capaz de advertir, mezclado con ellas, el ansia de libertad, hasta de inocencia, que alberga el buen paisano que se desnuda en la playa y se entrega al sol y al mar, no ya ligero de equipaje sino sin equipaje alguno? ¿Sólo paganismo?  Chesterton no se cansaba de alabar las buenas virtudes del antiguo pagano. ¿No las tiene también el moderno? Quién sabe si el que se desnuda físicamente no deja de aspirar a la desnudez espiritual.

4 comentarios:

mjbo dijo...

Pudiera ser traicionarse uno mismo vestirse únicamente cuando amaga el frío.

Obviando esto, tiene ud. razón

Suso Ares Fondevila dijo...

Aguantar el frío en la propia desnudez elegida.
Gracias por su apunte, mjbo.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Todos nacemos en pelotas. Nudistas buenos somos cuando nos reciben nuestran madres. Luego nos bautizan y nos ponen una vestidura blanca.

Suso Ares Fondevila dijo...

Niegas, por tanto, la posibilidad de sacarse un día la vestidura blanca y ser un adulto nudista bueno.