martes, 30 de diciembre de 2008

Qué fácil

¡Qué fácil es, en horas bajas, hacer una lectura plana de la propia vida, no encontrar en ella honduras ni cumbres, verse más mondo que un hueso, no encontrar carne por ningún lado, sentirse silueta sin espesor, dibujo sin relleno! ¡Qué fácil, y qué equivocado!

1 comentario:

mascara dijo...

Yo al tener una depresión desde 3 años y medio, si que veo como en un pared mi vida en fotogramas, mi mente la compuso así no tengo noción del tiempo pasado es como si fuera ayer, por un lado restringe el sufrimiento, es como si se parase el tiempo, con 40 años, me llama mucho la atención tu escrito, no había escuchado eso a nadie, aunque no sea igual el origen, al menos me recuerda a lo que yo siento. Ni tu escrito ni mi comentario son muy alegres. Mejor el tuyo.