jueves, 1 de agosto de 2013

¡Valientes! ¡Qué gran fe!

De pronto, se levantó un temporal tan fuerte que la barca desaparecía entre las olas; él dormía.
Se acercaron los discípulos y lo despertaron, gritándole:
-¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!
Él les dijo:
-¡Cobardes! ¡Qué poca fe!
Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una gran calma.
Ellos se preguntaban admirados:
-¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y el agua le obedecen!
(Mateo 8, 23-27)

¿Qué tendrían que haber hecho los discípulos para que las palabras que escuchasen fuesen éstas: “¡Valientes! ¡Qué gran fe!”? Mantenerse en calma, sin temor y sin despertar a Jesús. Incluso cuando duerme, Jesús vela.

No hay comentarios: