miércoles, 24 de noviembre de 2010

Apenas inferior a un dios

El fondo del hombre es el fondo de su humildad. Allí, al fin se encuentra, “apenas inferior a un dios” (Salmo 8, 4).