domingo, 2 de noviembre de 2008

Diminutivos

Fortuna de los diminutivos en sus variantes regionales: tantico, pequeñín, neniño... Con ellos jibarizamos la realidad para ponerla en la palma de nuestras manos, como si fuera una cría recién nacida. Queda así al alcance de nuestra caricia más tierna. El mundo se vuelve la canica con la que jugamos.

2 comentarios:

Jesús Sanz Rioja dijo...

Bien visto. Tal vez lo incorpore a mi próxima clase sobre los apreciativos.

SusoAres dijo...

Gracias, tocayo. Jesús soy, al fin y al cabo, como todos los Susos en Galicia, "Susiño" a veces para los que me quieren en la palma de su mano.