miércoles, 19 de marzo de 2014

Ser bueno

Yo quiero ser bueno pero no para verme a mí mismo siéndolo sino para serlo realmente.

Uno ha declarado muchas veces que lo único que de verdad le importa en la vida es ser una buena persona. Pero me incomoda que este deseo pueda tener más carga estética que moral, que se ancle en la belleza sin anclarse al mismo tiempo en el bien.

Uno de estos días me he sorprendido a mí mismo diciendo: “Señor, que no sea demasiado malo”.

2 comentarios:

L. N.J. dijo...

jaja, que va, si al señor le da igual...
¿No es él, el que debe perdonar a todo el mundo?
No sufras ni te lamentes que si no, no vives:)

Suso Ares Fondevila dijo...

Vivo, vivo, LNJ, no lo dudes, entre otras razones precisamente porque Dios es bueno, como tú apuntas.