lunes, 4 de mayo de 2009

Prejuicios

No te hagas cruces por tener prejuicios. Ocúpate sólo de que estén mal atornillados, de modo que la realidad pueda derribarlos de un solo golpe.

4 comentarios:

Olga B. dijo...

Exacto. No me fío nada de la gente que dice no tener prejuicios: o miente o es una inconsciente. Lo importante es que sepamos dejarlos a un lado siempre que haga falta.
(Lo he dicho más largo y peor, jo:-)
En fin, un saludo, Suso.

Suso Ares Fondevila dijo...

Olga yo creo que es inevitable, y hasta "necesario", tener prejuicios. He aquí un texto de Hanna Arendt:
"Pues el hombre no puede vivir sin prejuicios y no sólo porque su buen sentido o su discernimiento no serían suficientes para juzgar de nuevo todo aquello sobre lo que se le pidiera algún juicio a lo largo de su vida sino porque una ausencia tal de prejuicios exigiría una alerta sobrehumana" (Qué es política)
El caso es que, llegado el momento de hacer juicio con la realidad ya delante, seamos capaces de desmontarlos.
Un saludo, Olga.

Ángel Ruiz dijo...

Vaya, qué buen texto el tuyo y qué bien basado en el buen texto de Arendt.

Suso Ares Fondevila dijo...

Gracias, Ángel.