domingo, 24 de mayo de 2009

Camino, verdad y vida

Hay quien se propone como camino, pero no ofrece verdad ni vida.
Hay quien se propone como verdad, pero no asegura vida ni dice el camino.
Hay quien se propone como vida, pero sin camino ni verdad.

Él se propone como verdad y vida diciendo: Yo soy el camino.

4 comentarios:

ana dijo...

Nos dieron un gran regalo.

Y a veces no vemos. Ni vivimos creyendo sabiéndonos hijos. Ni queremos mirar de frente la Luz. Nuestra sombra se hace entonces pequeña.

Camino. Verdad. Vida.
... pero seguimos perdidos, buscando momentos en lugares donde nadie dió jamás nada de verdad. Y sin embargo, nos conformamos con esa paz tan pequeña que en lugares equivocados nos dan.

Y nos olvidamos.

Camino. Verdad. Vida.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Esto me recuerda, traduciéndolo un poco a reflexión, a ciertas palabras de Baltanás que me gustaron: la ciencia da certezas, pero no sentido; la filosofía da sentido, pero no certezas; la religión da sentido y certeza, aunque ésta se base en la fe.

Suso Ares Fondevila dijo...

Muy de acuerdo con Baltanás.

CB dijo...

Ya me pesa, con lo que admiro a Baltanás, pero no veo muy claro que la filosofía dé ningún sentido; y si lo da, no lo busca, luego lo da, literalmente, como quien dice lo arrea, lo atiza.
Al principio, la filosofía griega, quizá sí, sí parece que intentaban comprender: contemplaban, se preguntaban, dialogaban... era otra cosa, pero tanto como un sentido, sigo sin verlo.
Es el "a tientas" de San Pablo en el discurso en el Areópago que leían hace unos días. Y lo que va un poco antes: "De hecho todos los atenienses y forasteros que allí residían en ninguna otra cosa pasaban el tiempo sino en decir u oír las últimas novedades..."(Hch,17,21). Como que siempre estamos igual.