domingo, 23 de marzo de 2008

Pascua nevada

Pascua florida no, sino Pascua nevada: esta mañana, tal fue el regalo de la noche. La nieve es también flor, flor del agua, y sobre ella deja Jesús, al salir de su tumba, huellas encendidas, que nosotros, por no perderle la pista, vamos siguiendo, una a una, como si fuese un juego, el juego de resucitar con él y hacerse blancos, los muñecos de nieve y resurrección que el Hombre Niño Jesús hace de nosotros, muñecos que gritan su albura y paren sobre el mundo todos los colores.

6 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Feliz Pascua; y felicidades por esta entrada tan paradíjicamente cálida.

Juan Antonio, el.profe dijo...

La nieve, flor de agua. Hermosa grueguería. Me sumo a la felicitación de Enrique por tu cálido texto.

SusoAres dijo...

Gracias, amigos. Feliz Pascua a los dos.

roncuaz dijo...

Feliz Pascua también, lo encontré a usted por un libro común: "Diario de un cura rural"... somos sólo cuatro... saludos desde Arequipa Perú

SusoAres dijo...

Muchas gracias, Roncuaz. ¡Qué ilusión ser encontrado por alguien tan lejano, y tan cercano al mismo tiempo!
Saludos desde Galicia, España.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Me alegro de tu vuelta al espacio virtual, amigo Suso. Ahora sólo falta que vuelvas a escribir una de tus interesantes entradas. Bueno, una no, muchas.