miércoles, 17 de diciembre de 2014

Rosetta

Rosetta lleva como puede la bombona de gas que acaba de comprar a la roulotte donde vive con su madre. Quiere consumar la muerte de ambas que, en un primer intento, impidió una bombona vacía. La habíamos visto a lo largo de la película de los hermanos Dardenne, Rosetta (1999), buscar un empleo como una cosaca. Al final lo consigue, en un puesto callejero de venta de crepes y bebidas, antes atendido por su amigo Riquet, tras acusarlo ante el dueño del puesto de vender también tortas hechas por él en su casa. Consumada la traición, Rosetta pasa a ocupar ahora su lugar. Ya antes había estado a punto de dejarlo morir ahogado cuando, tras ayudarla a recuperar unas rudimentarias artes de pesca, resbala y cae a un río cuyo suelo cubierto de lodo hace imposible hacer pié en él: si él muere Rosetta obtendrá su puesto de trabajo; in extremis, superada la tentación, lo salva.
En su segundo día de trabajo, tras cerrar el tenderete, aparece Riquet con la moto. Ella escapa y, tras una fatigosa huida, al final la alcanza. Él la agarra por las solapas de su chaqueta, la zarandea, ella se defiende y tiene lugar el siguiente diálogo:
-¿Por qué lo hiciste?
-¡Vamos, pégame!
-¿Por qué lo hiciste?
-Para tener trabajo.
(Aquí Riquet se calma, al comprender que Rosetta lo delató llevada por sus ansias de sobrevivir y no por otra cosa, no por ejemplo por un odio o crueldad gratuitos).
-¡Déjame pasar! Cuando caíste al agua, ¡no quería sacarte!
-¡De todos modos me ayudaste!
(Y así le hace ver a Rosetta que tiene entrañas humanas, que es más que una mercenaria en una guerra en la que se puede delatar a un amigo).
-¡Déjame pasar!
Rosetta llega a su roulotte y allí se encuentra, desplomada en la escalerilla exterior, a su madre, una mujer alcohólica que se lo monta cada dos por tres con el dueño del parking. La levanta y la arrastra hasta su cama. Sale después y se dirige a una cabina telefónica: llama a su patrón y le dice que no volverá a trabajar. Rosetta ya no puede con su vida: decide ponerle fin y también a la de su madre, que no podría sobrevivir sin ella. Y así regresamos al punto de partida, cuando la veíamos llevar a duras penas una bombona de gas llena. Cuando está a pocos metros de la caravana, y mientras se oye el ruido de una moto que se acerca, cae al suelo, extenuada. Alguien la ayuda a levantarse: es Riquet. Rosetta, de pie, lo mira y sabemos que la ha levantado también de su desesperación.
“¿Sobre qué son nuestra películas? Son sobre personas que están solas y tienen un encuentro con otro que les ofrece una salida. Son personas que están en situaciones extremas, que son capaces de matar para encontrar su lugar en el mundo y vivir la felicidad que se imaginan. Es finalmente sobre gente que descubre la amistad, el amor, la solidaridad, el tener la necesidad del otro. Finalmente es eso”. Lo dijo uno de los hermanos Dardenne, Jean-Pierre, en una masterclass en Buenos Aires, el año 2011. Además de Rosetta (1999), ahí están La promesa (1996), El hijo (2002), El niño (2005), El silencio de Lorna (2008), El niño de la bicicleta (2011) y la última, que todavía no he visto, Dos días, una noche (2014), para mostrarlo.
Cine excelso, de primera categoría, humanista, verdadero, el de los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, notarios de una lucha por la vida en la que, tras imprevistos recodos, cuando era posible elegir mal, se elige en cambio bien gracias a la presencia de una voz y un rostro que nos da o nos reclama ayuda.

4 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Qué bien lo cuentas. Las películas de los Dardenne son siempre grandiosas.

Suso Ares Fondevila dijo...

Las grandiosas películas de los Dardenne las he visto todas seguidas estos días. Me tarda ya ver la última, "Dos días, una noche", que preveo igualmente grandiosa.

Gracias, Ángel.

Aurora Pimentel dijo...

No he visto esa, la tendré que ver. A mí me encantó "El niño de la bicicleta", aunque hasta el final no sabía si me iba a quedar sin esperanza... pero sí, te quedas con ella. Afortunadamente.

Suso Ares Fondevila dijo...

"El niño de la bicicleta" es hermosísima. En https://www.filmin.es/ (de pago, pera a muy buen precio) las puedes ver todas.

Un abrazo, osezna.