martes, 16 de marzo de 2010

Sol

El sol se le ponía en la frente, hermoseándolo. Bien pudiera decir que lo llevaba sobre el hombro, como si fuera un niño, o un pájaro. Desalojaba sus humedades, que en los huesos y en la piel criaban todo tipo de moho. El sol, con su rayo, lo hacía reverdecer.

2 comentarios:

cb dijo...

Brillante y luminoso como el mismo sol. Sí que se le echaba en falta
"Lo llevaba sobre el hombro, como si fuera un niño, o un pájaro", es inolvidable, merecería un dibujo.
Gracias.

Suso Ares Fondevila dijo...

Habrá que pintarlo, pues. Gracias, CB.