lunes, 14 de septiembre de 2009

Chunda, chunda

Un gran amante y practicante de la música clásica, allá en mis años salmantinos, compañero del colegio universitario, decía que la música pop, toda la que no es clásica en el sentido habitual de esta expresión, crece en torno a un chunda, chunda de fondo, una repetida e inagotable percusión. ¿Lo llamaba ritmo sincopado? Ya no recuerdo. Ayer, mientras escuchaba en Spotify a Billie Holiday, quise comprobar con cada canción si era así. En efecto, en el fondo, tras toda la arboladura musical, salta al oído ese chunda chunda continuo, persistente, tronco de todo las ramas que después despliega la canción. ¿Demérito? No, característica, sin más, aunque indica que estamos en terrenos más “fáciles” que los de la música clásica. Pero todo esto lo dice un ignorante. Lo que importa en cualquier caso es la emoción que nace de la belleza, y esta se halla aquí y allí, en lo pop y en lo clásico, en lo popular y en lo culto.

5 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Y emoción sobre todo en Billie Holiday, ¡qué grande es!
Aquí un enlace para el spotify con algunas de las mejores suyas: enlace a Spotify
Y ya puestos, te pongo mi lista actual de favoritos en spotify enlace a Spotify

Jesús Beades dijo...

Caray, Ángel, invítame a Spotify...

Ángel Ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángel Ruiz dijo...

No hace falta invitarte, basta que te inscribas en este enlace

Jesús Beades dijo...

Gracias!