jueves, 30 de octubre de 2008

Aguanta conmigo

Aguanta conmigo el misterio: yo solo no puedo. Ven, acércate, dame la mano, hombro con hombro será menos pesado para mí. ¿No lo es también menos para ti? Y quedaremos abiertos, podrán venir más a arrimar su hombro, a darnos la mano, a soportar juntos lo que es a veces gran bola de acero, enigma con clavos.

2 comentarios:

marisa dijo...

Vengo siguiendo la huella que ha dejado Juan antonio en su blog y he de decirte que me he quedado leyendo un buen rato... Precioso blog, me gusta como escribes y tus reflexiones sobre las tres heridas:la del amor, la de la muerte, la de la vida...
Un saludo

Suso Ares Fondevila dijo...

Muchas gracias, Marisa. Lo de las tres heridas era de Miguel Hernández, ¿no?.
Un saludo.