lunes, 30 de junio de 2008

Una agüilla

La tristeza, una agüilla que es contorno y fondo a la vez, en la que sobrenadan, se anegan mis ojos.

3 comentarios:

Betty B. dijo...

Venga, hombre, que da penita... ¡ánimo!
Saludos.

SusoAres dijo...

Pierde cuidado. Al escribir, siempre se exagera un poco. Pero gracias. Saludos.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Al leerte me acordé de un precioso haiku de Javier Almuzara:
Cuando las lágrimas
caen hacia adentro encharcan
el corazón.

Abrazos, amigo Suso.