viernes, 1 de agosto de 2008

Deliquio

Deliquio del lúcido, del miedoso, del masoquista: templar la felicidad con un aire de muerte.

4 comentarios:

Betty B. dijo...

Deliquio, qué palabra.
"Templar la felicidad con un aire de muerte" es un verso precioso, deberías aprovecharlo.
Pero no me suena a masoquismo sino a lucidez, ya fuera del deliquio.
Un saludo.

SusoAres dijo...

Si fuera siempre por lucidez que uno templa su felicidad con un aire de muerte... Pero a veces no es la lucidez el motor sino, simplemente, el miedo.
Un saludo, Betty B.

Betty B. dijo...

Muy bien esa inclusión del lúcido y del miedoso; el masoquista estaba muy solo, pobre:-)
Pero yo sigo pensando que se trata de lucidez. El miedo, si no es exagerado y paralizante, puede ser muy lúcido en alguna ocasión; el masoquismo, nunca.

SusoAres dijo...

Al fin, entre los dos, hemos afinado la frase hasta lograr su perfil definitivo. Que conste en acta.
Y sí, puede que haya lucidez en el miedo en tanto que éste no se salga de madre.