domingo, 10 de abril de 2016

Llegar

Saltando y soltando: niñez, infancia, adolescencia, juventud, madurez, para, al final, arribar a una senectud libre de obstáculos y de lastres. Se ha hecho una buena carrera, no se ha quedado prendido uno en ninguna red, se vivieron todas las fases, sin agotarlas, eso seguro, pero no importa, y entonces, sin nostalgia de los vientos que empujaron nuestras velas en alta mar ni del hermoso mástil y audaz proa con los que realizamos nuestra singladura, arribamos a buen puerto, no como el barco que encalla sino como el que, sin más, ancla, pues esto era lo querido y nunca rechazado desde el principio: llegar.

(De De camino)

No hay comentarios: