domingo, 20 de marzo de 2016

Cruz y espada


(Kasemir Malevich, Hombre corriendo)

Por delante cruz, en la diestra, como señal de paz; por detrás espada, en la siniestra, como señal de guerra. Aquí no cabe aplicar aquello de que no sepa la mano derecha lo que hace la izquierda, sino justamente lo contrario: que lo sepa, que conozca la primera, portadora de cruz, que la segunda lleva espada, para desautorizarla y desarmarla. Quien lleva cruz no puede llevar espada. La cruz no tiene cara, la cara oculta de quien hace uso de ella para justificar su espada. O sí, sí tiene cara, pero la de quien, clavado, no tuvo más espada en sus manos que sus llagas.

No hay comentarios: