domingo, 26 de abril de 2015

La palabra

La vida es asible en una fruta, en un paisaje, en un rostro, en una música, en un recodo cualquiera del camino, tras cualquier vuelco o circunstancia, por muy lejana o apagada que esté. Pero la palabra, ¡ah, la palabra!, no se alcanza sin más, sino que es esa última floración que uno no sabe cuándo encontrará.

No hay comentarios: