domingo, 22 de febrero de 2015

Nacer, vivir, morir

Está tan normalizada la secuencia del existir -nacer, vivir, morir-, que parece que bastaría con dejarnos llevar por su interno ritmo vegetativo para cumplirlo por entero. Y esto es lo que hacemos tantas veces, vegetar, desistir de hacer propia y personal la vida abandonándonos a su decurso estandarizado e inconsciente. Desvegetalizarnos y personalizarnos será después lo que nos insten a hacer las acometidas de la vida, si algo ha quedado en nosotros de espíritu consciente.

No hay comentarios: