domingo, 8 de febrero de 2015

Demasiado cerca de mí

“Si yo diera testimonio de mí mismo mi testimonio no sería válido” (Jn 5,31). Como no es válido mi amor cuando se complace en sí mismo y no se alza hasta el origen. Como no es válida mi caricia cuando sólo busca calentar la palma de mi mano. Como no son válidas mis palabras cuando no nacen de la sabiduría y se exhiben orgullosas en el mercado de los hombres. Como no es válido el lacrimoso brillo de mis ojos cuando sólo intentan ser cautivadores. ¡Oh sí, demasiado cerca de mí!

No hay comentarios: