jueves, 16 de abril de 2015

¿Recordáis?

Fue un tiempo de auras vírgenes y de brazos,
manos, cuerpos, cabezas, corazones
vírgenes,
de ausencia y presencia significando
lo mismo, pues no había distancia y si la había
era juego de la aurora.
Hijos de la verdad,
del color, de la forma,
hijos del estallido, entrelazados.
¿Recordáis? Tened el coraje
de hacerlo. Conseguid el gusto
de vuestro antiguo ser.


(De mi libro Caer, esperar, amar)

No hay comentarios: