domingo, 8 de septiembre de 2013

Perpetraciones estivales

Llegados los calores llega el despliegue de las antepiernas varoniles, que sus dueños dejan ver tras ponerse los inevitables pantalones cortos. La calidad estética del paisaje humano disminuye varios enteros mientras sube la apuesta infantilista. “Ande yo fresco y que se rían tan contentos”, dirán los afectados, y dirán bien. En algún caso, el desafuero estético es de juzgado de guardia, como el de un tipo que conozco y que me viene ahora a la cabeza: un barrigón que, no bastándole con ponerse un pantalón corto cuyo cinturón ciñe su barriga con fuerza, calza sandalias con calcetines. La estampa es fenomenal de puro estrambótica. El abanico de las perpetraciones es variado: un pantalón feo o muy feo, una camiseta hortera, calcetines blancos dentro de las sandalias, deportivos blancos y enormes con calcetines negros, etc. No queda sino reírse con este despiporre veraniego.

No hay comentarios: