lunes, 5 de agosto de 2013

La artimaña del diablo

Si ya de todos es sabido que “la mayor de las artimañas del diablo es persuadirnos de que no existe” (Charles Baudelaire), ya no le vale tal artimaña porque quien no crea en su existencia sin ingenuidad no cae supuestamente en tal trampa. Claro que habrá quien arguya que el diablo vence otra vez en una segunda vuelta más allá esta falta de ingenuidad primera. Como esto podría alargarse ad infinitum, es decir, ad absurdum, váyase el diablo al diablo, que es donde tiene que estar.

No hay comentarios: