sábado, 22 de junio de 2013

El Espíritu de la red

Pensé que acaso sería una negligencia por mi parte no hacer nada para tener un mayor número de lectores, si es que acaso lo que yo escribo mereciese ser leído por más gente, y por eso abrí una cuenta en feisbuc y otra en tuiter, e intenté, y no sé si logre, configurarlas adecuadamente para que las entradas de mi blog fuesen apareciendo en ellas.
Poco duró el invento. Enseguida me entró una especie de vértigo: me di cuenta de que había dado un paso en falso. Por razones que se me escapan, no quiero tener más lectores que los que me traiga el boca oreja, virtuales o reales éstas, pocos o muchos aquéllos. No soy capaz de autopublicitarme y en el fondo tampoco lo quiero más allá de lo que yo considero razonable: me pongo en manos del azar de la red, del espíritu de la red, ¿del Espíritu de la red? Sí, también en él y acaso y sobre todo en él.

2 comentarios:

Andrea dijo...

Sea cuestión de espíritus o no, me gusta mucho haber llegado a este blog que tanto me aporta,
Gracias, Suso.

Suso Ares Fondevila dijo...

Gracias a ti, Andrea.